miércoles, 18 de octubre de 2017

La Chica del Paraguas Rojo



Daniel!! ¿Dónde coño vas?

Ahí está hoy también, voy a ver si la alcanzo y hablo con ella de una puta vez

Sí, por favor, que llevas dando por culo meses, eres muy cansino…

Daniel, salió de su despacho y en su carrera arrolló a Nuri, una chica de contabilidad, haciendo que perdiera la mitad de los papeles que ella llevaba en las manos. De todos es sabido la mala baba que se gasta la gente de contabilidad y Daniel sabía que ese tropiezo le pasaría factura, más allá de la patada virtual en los cojones que Nuri acababa de propiciarle.

¿Y qué le digo? Pensaba Daniel según iba bajando en el ascensor. Por un momento dudó entre el ascensor y las escaleras pero la visión de llegar a hablar con una desconocida a la  que llevaba observando desde hacía meses con la lengua fuera y el jadear de un galgo, no le pareció la mejor imagen para que quedase marcada en la retina de esa desconocida.

Hola, soy Daniel

Ahh hola, ¿y?

Perdona. Trabajo en esa oficina de ahí enfrente y llevo tiempo viéndote por la ventana de mi despacho [espero que esto no sonara en su cabeza igual de psicópata como en la mía]

¿Y?

[Empezamos bien, qué borde!!!] Bueno, pues que me gustaría invitarte a un café un día si te parece bien

Esto… discúlpame Daniel te llamas ¿no? No sé cómo lo veras tú, pero a mí esto me parece muy raro. Sinceramente no estoy acostumbrada a que me aborden en plena calle desconocidos y me ofrezcan tomar un café, quizás a ti te pase habitualmente, pero te aseguro que a mí no me ha pasado nunca

Bueno, pues a mí tampoco pero ¿sabes? Llevo tiempo viéndote y bueno pues eso [arranca macho que estás entrando en bucle] que te veo casi a diario llegar con tu paraguas rojo y sentarte en la terraza de esa cafetería a tomar un café, estás media hora y después te marchas y no sé quizás sea curiosidad, por verte la cara, porque desde ahí arriba [qué hijo puta Luis, está en la ventana pegado como una pegatina mirándonos] no te la había visto nunca o quizás más curiosidad por saber por qué aunque no llueva llevas siempre ese paraguas rojo aunque sea cerrado, no sé… digamos que es curiosidad

Jajaja, Daniel, esto está sonando cada vez más raro. ¿Me estás diciendo que llevas tiempo observándome por no decir espiándome y sabes a qué hora llego, qué hago cuando llego y cuánto tiempo tardo en tomarme un café?

Cappuccino sin azúcar [yo soy gilipollas]

La madre que me parió!!! y ¿cómo coño sabes eso?

Pues …pues… esto… porque desde la ventana veo la taza que pone Capuccino y no veo que le pongas el sobrecito de azúcar [buena salida lo de la taza, porque a ver cómo le explico que le he preguntado al camarero cómo le sirve el café]

Jajaja, me alegra saber que eres buen observador y tienes buena vista, sin duda

Me llamo Rebeca por cierto

[Olé, olé y olé esto va por buen camino] Encantado Rebeca!!!

Supongo que lo mismo digo

Entonces, ¿tomarías un café conmigo?

Está bien, ¿qué día te va bien?

Cuando tú quieras, no tengo problema de horarios ni nada. ¿Te va bien ahora? [mierda, esto ha quedado muy desesperado, olé tus huevos toreros, tonto los cojones]

Hoy no puedo, ¿quizás mañana?

Perfecto, pues mañana te veo. ¿Me contarás el por qué de tu paraguas rojo? Vale que esto es Santiago y aquí llueve siempre pero eso es ser previsora en exceso [jajaja que ingenioso soy, ¿qué mierda frase ha sido esa?, como si tuviera que recordar la ciudad en la que vive]

Te veo mañana Daniel. Hasta mañana

Daniel, quieres espabilar de una jodida vez macho!!! que llegamos tarde a la puta reunión de presupuestos. Verás el careto que nos va a poner la cabrona de Nuri que tiene unas ganas del copón de hacernos pasar por la quilla tras la cagada del último trimestre con los ratios. 

Que dejes de mirar por la ventana JODERRRRRR!!!

De mañana no pasa que bajar a hablar con ella y le pides el teléfono o lo que te salga de los cojones tío, o lo haces tú o lo hago yo, que llevas meses mirando por la ventana y no te atreves ni a acercarte a ella. Échale un par de huevos como los que vamos a tener que echarle ahora con Nuri que nos va a dar de hostias hasta en el carnet de identidad. Se nos va a follar y no sé tú pero a mí no me apetece una mierda.


Nota de la autora: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, lo único real es la foto, que sí que es mi paraguas rojo :D